Una emoción es un excedente de energía. Tal y como la luz, el sonido o el calor, la expresión de las emociones se mueven de manera sinusoidal y lo hacen a través de la respiración, del movimiento, del sudor, de la risa y/o el llanto.

Cada uno de nosotros favorece naturalmente ciertas formas de evacuar este exceso de energía, pero nuestra educación, nuestra cultura o nuestra experiencia, toleran menos la expresión de ciertas emociones como la ira, la tristeza (“los hombres de verdad no lloran”), el miedo o son mas difíciles de expresar como la frustración. Un desequilibrio entre las emociones que conservamos y las que evacuamos se instala progresivamente.

Este excedente emocional puede manifestarse de diferentes formas, por ejemplo: tensiones, problemas de digestión, dolores, irritabilidad, emotividad, cansancio, migrañas, insomnios, ansiedad, inflamación, problemas de piel, dudas, depresión, etc.

La Trama te ayudará a liberar ese excedente emocional y te permitirá evitar que se desarrollen situaciones aún mas incómodas.